El otro día me llamó una seguidora/clienta/casiamigaya, y me regañó, no sin razón. Me dijo que estaba desaparecida del mapa, que ya no sabía nada de mí y que me echaba de menos (esto último me conmovió y se lo agradezco un montón). Me dijo que cuando estaba en Alemania sabía de mí, me seguía y que desde que he vuelto, y sobre todo desde hace un año o así, tengo el blog olvidado y con el a toda la gente que no tiene instagram.

Instagram es una red que te captura por su inmediatez, puedes contar cosas rápido, en tiempo real,¡incluso con vídeos! y tener a tus seguidores muy al día. Nos ha dado más facilidad para contar y sobre todo nos ha dado tiempo, ese tiempo que un post necesita de edición y de redacción y que hoy por hoy escasea. Lo cierto es que no paro, que mi sosegada vida alemana dio paso a muchas cosas al volver a España, ¡va a hacer ahora ya tres años!, y que el blog va quedando rezagado con respecto a mi cuenta de IG donde sí estoy al día.

Por eso hoy he decidido pasar por aquí y contaros en que ando, para que todos aquellos que no teneís instagram sepáis que no me olvido de este longevo Holamama que tantas alegrías me ha dado desde hace tantísimos años (7 largos años ya)…

Os conté que quería volver a retomar mi carrera profesional. Durante 20 años trabajé como arquitecto de interiores con mi propio estudio y showroom, y la crisis y nuestra mudanza a la tierra de mi marido, lo dejó en standby. Volver a Madrid, reformar mi casa, comenzar a retomar contactos y hacer otros nuevo,s me lanzó a volver a trabajar, esta vez como PaulaDuarteInteriores y lo cierto es que trabajo a buen ritmo, con varios proyectos de distintos clientes a la vez y estoy feliz. Muy muy feliz.

Tengo otro blog en mi web como interiorista y ahí es donde voy a ir enseñando mi inspiración a la hora de proyectar, mis proyectos reales paso a paso y alguna cosilla más. Creo que es su sitio, y aunque Holamama haya tenido decoración anteriormente ahora que Paula Duarte Interiores es una realidad he decidido llevar este tema deco solo allí.

Ya hay contenido en el otro blog y podéis verlo pinchando AQUI.

Con la llegada del año nuevo vinieron muchas cosas buenas, sin desearlo ni esperarlo, dejando a 2017 ir a su propio ritmo, y pensé que de alguna manera tenía que dar «gracias a la vida, que me estaba dando tanto». Así que me puse a dieta, estricta y seria. Me sobraban 12 kilos, de salud, ligereza, y por supuesto imagen. No os voy a negar que para mí mi propia imagen es importante. Me gusta verme bien porque además soy de esas personas que necesita la confianza de que los demás la vean bien. No hablo de botox, ropa cara y aspecto de retoque de photoshop en Hola. Pero si que me vean cuidada, sana, deportiva y alegre y para eso mi lastre de los kilos que había ido cogiendo los últimos años era demasiado lastre.

Hago dieta, lo siento por aquellos a los que la palabra no guste. Esto no es comer sano, que también. Es hacer dieta drástica con reducción de calorías, de hidratos y de ázucares hasta alcanzar ese peso ideal que según mi endocrino debo tener con mi estatura y edad. No soy integrista en nada, no creo en verdades absolutas, no considero que muchas cosas que para otros son verdades absolutas, lo hayan de ser para todos igual y espero que a los que la palabra en cuestión no les guste lo respeten.

El día que os cuente en que consiste mi dieta me saldrán bastantes críticos, pero mi verdad no es la de ellos, y puede que mi experiencia le pueda servir a alguien que necesite el estímulo de perder peso en unos pocos meses porque sus circunstancias sean parecidas a las mías. (Nota: hago Pilates, camino siempre que puedo y como sano desde siempre. Mi marido y mis hijos lo atestiguan porque son esbeltos y guapos y comen lo mismo que he comido yo toda la vida. No obstante mi cuerpo asimila como asimila y si, hago dieta y la llamo así )

El jueves 23 sale nuestra casa en la revista El Mueble. La casa, Clara y servidora, estaremos en la revista y en la web y será una ocasión para conocernos un poco más. Ya nos contaréis que os parece el reportaje, en el que por cierto aún no había perdido más que dos kilos de los 5,5 que llevo perdidos a día de hoy.

Y por lo demás sigo entrando y saliendo. Saliendo a comer o cenar menos, porque esa dieta mía me lo pone complicado, pero desde luego no perdiéndome ocasiones especiales, como ir a ver a mi amigo Josep Armenteros a la apertura de La Santpere en la c/ibiza nº 40 y probar cosas muy ricas que tuvieron el detalle de modificar de la carta para mí. No os lo perdáis, además de ser un local precioso tiene una dualidad Madrid/Cataluña que me encanta; a medio día sirven cocidos buenísimos (receta madrileña) y por la noche la carta muta en cocina casera catalana…

Y la vida como véis sigue. No sé si puedo decir que soy feliz al 100%, siempre hay cosas que te fastidian algunos momentos o días, pero desde luego estoy bien aunque intento no confundir la alegría con la felicidad, y luchar por tener mucho de ambas.

¡Os debo post de usa! ¡¡¡¡¡dadme collejas a ver si espabilo!!!!!!!

Guardar

EN ES
Productos en tu cesta
0