Seguimos en modo disfrutón. Primera noche del año que se puede cenar en nuestra terraza del centro de la ciudad en tirantitos y escuchando la fuente que hay en la plaza. Poco trafico ¿A dónde han ido todos? ¡Ah! glorioso fútbol que nos permite disfrutar del anochecer en un silencio desconocido por estos lares…

cena rosa para dos

Tenemos un pequeño rincón para cenar y comer que ya os he enseñado en otras ocasiones. Un rincón para dos con un antiguo banquito de madera y una mesa portátil de Ikea que, curiosamente, es casi igual al banco heredado de mi familia alemana.

rincon para dos

En cinco minutos monto mesa para dos en amarillo, rosa y toques de verde turquesa, con lo que hay más a mano en mi armario de vajillas que cada temporada crece con nuevas adquisiciones. Lo siento, ¡es mi principal vicio!

Collage

El olivo va creciendo, ahora está lleno de flores y le hemos buscado compañía, una buganvilla que de momento lleva unos meses ahí y se ve feliz. Confiemos en que el solazo de ese rincón sur de la terraza y el estar protegida del viento del norte, nos permita verla crecer. No será como las de mi Cádiz querido, pero con que florezca cada año me conformo.

buganvilla

Velas y limones, muchas plantas como a mi me gusta, sabor puro a verano. Y algunas muy olorosas, como esa de la derecha que lanza sus florecillas hacia arriba a la búsqueda de sol. Le llamaban curry en el vivero, aunque el curry en realidad sea una mezcla machacada de especias, pero huele exactamente igual y su aroma, mezclado con el ibérico romero y la lavanda que andan cerca, al anochecer casi casi que te pone picantona la nariz…

plantas

Una noche de disfrutones en Madrid al aire libre. Si tienes terraza no la cierres, déjala abierta y conviértela en un estar de verano, ¡no importa el tamaño que tenga! Estoy harta de escuchar halagos a mi terraza de quienes la ven y se lamentan de que ellos no la usen apenas.

Coloca unos muebles cómodos y mucho verde, algún sofá bajo y una mini mesa para dejar un refresco, y ya tienes estar. Yo vivo en un piso noveno, en el barrio de Salamanca de Madrid y orientado al sur ( el 80 por ciento de mis vecinos las tiene cerradas o inutilizadas) y os aseguro que utilizo la terraza el 95% de los días en las cuatro estaciones.

mesa

Unas veces en las horas centrales de los días soleados de invierno, de noche en el calurodo verano, a estas alturas del noveno piso casi siempre corre alguna brisa a esas horas, y casi a cualquier hora en otoño y primavera a no ser que llueva.

Una terraza, a falta de jardín, es un verdadero paraíso.

EN ES
Productos en tu cesta
0