¿Habías pensado alguna vez que el telecabina de una estación de ski pudiera ser el calendario de adviento más mono de todos los tiempos? Nosotros no, pero al ver este nos hemos dado cuenta de que todo es posible…

Este calendario de adviento se esconde dentro de las cabinas que suben por la ladera de una pista nevada. Hay 24, como no podía ser de otra manera, y dentro de cada una hay algunos pequeños personajes de gominola (los ositos de oro de Haribo) que en Alemania son inmensamente famosos, para devorar día a día…

La pista se ha construido con una base de rejilla de gallinero, papel de seda, plástico y elementos que si os fijáis os serán muy conocidos como los carretes de hilo que sirven de mecánica del telecabina…

Hay 24 cabinas y cada una lleva encima un ticket con la numeración al modo de los techos de los telecabinas reales.

Por supuesto hay nieve, árboles (de miniatura de colecciones de trenes en maqueta) y unos esquiadores bastante mulliditos…

Las cabinas están hechas  e cartulina a medida de los tiquets y pegadas una a una con una tira decorativa blanca alrededor.

Para colgar del sistema mecánico se les ha colocado alambre de color fucsia que se sujeta con clips de patillas al interior de las cabinas.

Los ositos de Haribo se deslizan por la pista con unos mini skis hechos de tiras de celo japonés, que también se ha utilizado para hacer las banderitas de señalización de los límites de las pistas.

La verdad es que nos hemos quedado con la boca abierta con este calendario, original y muy invernal.¿ Tú no?

¡Imaginación al poder!

Vía Miss red fox

EN ES
Productos en tu cesta
0